TRES ANUNCIOS POR UN CRIMEN

Por Miguel Ernesto Yusty

Violencia de género, Indiferencia policial, desidia social, misoginia, racismo, odio a los homosexuales, abuso de poder. Todo lo anterior define la cosmovisión que impera en el pequeño pueblo donde Mildred Hayes decide colocar 3 avisos gigantes en los cuales interpela al jefe de la policía por su falta de resultados en la investigación referente al asesinato de su hija quemada y violada al momento de morir. Con un enojo que la desborda ante la pasividad de las autoridades, decide desafiarlas con estas frases ubicadas en enormes carteles:

“VIOLADA MIENTRAS MORÍA”,
“¿Y TODAVÍA NO HAY ARRESTOS?”,
“¿CÓMO ES POSIBLE, JEFE WILLOUGHBY?”.

El personaje de Mildred Hayes tiene todo en su contra. Se trata de una madre separada, con un hijo adolescente, un ex esposo conviviendo con una joven de 19 años y ella llena de culpas por la última discusión que tuvo con su hija antes del fatal acontecimiento. Pero su dolor y su ira son tan fuertes que le dan la entereza para luchar contra el establecimiento. El pueblo sale de su marasmo y se pone del lado del jefe de policía quien además padece de un cáncer terminal. A partir de ahí se declara una lucha sin cuartel en la cual el oficial Dixon desempeña el rol principal de acosador y abusador.


El crimen no se resuelve, pero nos muestra el ascenso de la ira por la impotencia frente a la inoperancia y falta de justicia y el descenso de la misma cuando el rencor empieza a ceder. Con actuaciones magistrales, esta cinta a la fecha ya ha sido suficientemente galardonada y aún le quedan muchos premios por ganar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *