TIERRA DE NADIE, RESPUESTAS POR COMPASIÓN

Por Miguel Ernesto Yusty

TIERRA DE NADIE es una serie de televisión producida por AMAZON PRIME, que cuenta la historia de un hombre que descubre un hoyo lleno de materia oscura y etérea, en una de las planicies de su hacienda. Sus tierras están ubicadas en un antiguo territorio indio y el hoyo es un portal temporal, de ahí que su vecino quiera apoderarse de ellas. La serie, que pertenece al género western, el de vaqueros, es también una tragedia en la que el destino pesa sobre los personajes. Su ritmo narrativo es casi sacro, pero no lento, es contenido, como de película de suspenso, siendo el acertado para generar interrogantes en el espectador.

 

El relato lanza las preguntas y el espectador trata de resolverlas, pero el rompecabezas solo se completa al final de la primera temporada. Mientras tanto la madeja del destino de la vida de los personajes se va  enredando inevitablemente. Al terminar los primeros ocho episodios, algo se ha logrado resolver, pero no todo y la inquietud queda atenta a la llegada de la segunda temporada.


El protagonista es interpretado por Josh Browling, actor de rasgos duros y voz poderosa. Son igualmente dramáticos los rostros del reparto que lo acompaña, como si la densidad de la vida la llevaran tatuada en la piel. La historia respira cuando el montaje incluye las escenas prestadas de la ciencia ficción. Estas vienen acompañadas de un sonido como de templo, que le da una sensación de sacralidad que la separa del común de materiales que se ven actualmente en la televisión.

TIERRA DE NADIE hace creer que se puede dar explicación a esas preguntas sin respuesta implícitas en la mayoría de personas. El protagonista oculta un misterio, que la serie intenta resolver. Si lo consigue o no, es menos importante que el vacío que se llena con la ilusión de la respuesta. Tanto en la vida como en la serie, los individuos son una pregunta abierta a cualquier tipo de explicación coherente y poco importa si ésta es una verdad comprobable o una solución compasiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *