EL INSULTO

 

Si bien la película ubica el drama político-religioso en El Líbano – Oriente Medio, a manera de espejo, la temática  es válida para cualquier  espacio geográfico del mundo,  en el cual coincidan comunidades antagónicas por cuenta de sus creencias y valoraciones.

Si estas comunidades  además soportan el peso de historias de dolor sin resolver, memorias de desplazamiento, negación de sus  identidades, secuelas de despojos y saqueos; las condiciones están dadas para que  el más simple malentendido se convierta en chispa incendiaria que polarice  el entorno hasta llegar al absurdo.

La  cinta viene con moraleja incluída y remarca las fatales consecuencias de un lenguaje excluyente cuando emisor y receptor se encuentran especialmente vulnerables   en razón a su propio pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *