admin

LA MULA

LA MULA es la película que Clint Eastwood dirige y protagoniza, sin que sus 88 años de edad afecten la calidad del resultado final. El ser un hombre mayor le aporta cualidades al personaje que interpreta, haciéndolo creíble y se convierte en evidencia del valor que suma la experiencia para desempeñar roles artísticos. El filme cuenta la historia de un abuelo que al verse sin recursos económicos, se convierte en transportador de drogas ilegales para un cartel mexicano. Como si de una película del género del oeste se tratara, se muestran grandes paisaje por los que la camioneta del protagonista pasa cargada de estupefacientes.

Quien ejerce de antagonista es el consagrado actor y también director Bradley Cooper. Junto a ellos se encuentra una pléyade de estrellas, que dan a la película la fuerza emotiva que un drama familiar como éste merece. La obra parte de un guion brillante, en el que la idea absurda de un ver un octogenario sometido a los peligros del los negocios ilícitos es una situación desconcertante. El espectador pasa de la preocupación, a la risa, al tiempo que se solidariza con el drama del protagonista. Al ver LA MULA es inevitable pensar que los años han llegado para Clint Eastwood cargados de sabiduría y que sus películas son paradigma del buen cine al que acostumbró a su audiencia desde los años 90 del siglo anterior, cuando estrenara, en 1992, la ya clásica SIN PERDÓN.

GREEN BOOK

GREEN BOOK es quizás una de las mejores películas de 2018, debido a lo agradable de su relato y a la profundidad con la que maneja sus temas. Muestra como tratar el tópico de la segregación, la inmigración o el de la homosexualidad de forma cercana al espectador, sin que por ello se sacrifique el análisis complejo y la carga emocional de la historia.

GREEN BOOK presenta a dos amigo, uno afroamericano y otro descendiente de italianos, que hacen un viaje al sur de los Estados Unidos durante los años 60, período de fuertes confrontaciones políticas y raciales. El filme está contado en tono de comedia y es interpretado por Viggo Mortensen y por Mahershala Ali, ambos artistas talentosos y dotados de una especial inteligencia para comprender dramas políticos y sociales. La dirige Peter Farrelly, responsable de la mítica comedia ALGO PASA CON MARY estrenada 1998 y quien es capaz de mezclar lo intelectual, lo emocional y lo cómico para conseguir el buen resultado que hace de GREE BOOK una obra de gran aceptación por parte de la crítica y también del público.

 

La película recuerda a parejas cómicas como la de Jack Lemmon y Walter Matthau en la comedia de UNA EXTRAÑA PAREJA DE 1968, pero el referente más cercano es el del largometraje francés INTOCABLE de 2011. Tanto GREEN BOOK, como las dos ya citadas, son manifiestos fílmicos sobre la tolerancia y la amistad a pesar de las diferencias. Así que por el riesgo de ser conmovido o por el gusto de ver una historia inteligente.

 

JOHN WILLIAMS: MAESTRO SONORO

POR: Andres Vallecilla Jaramillo

¿Te acuerdas de esa melodía de Jurassic Park que te emocionaba? ¿O del sonido de las trompetas cuando Darth Vader entraba en escena? ¿O ese escalofrió que te daba cuando escuchabas que el “Tiburón” se acercaba? ¿Te sentías un aventurero al escuchar el tema de Indiana Jones?.

Pues todo esto que sentiste es gracias al director de orquesta Neoyorkino John Towner Williams, famoso compositor de bandas sonoras como la de HARRY POTTER, E.T, SUPERMAN, entre otras ya reseñadas.

John Williams, Nominado 47 veces al Oscar y Ganador de 5 de ellos, es el compositor de música de cine mas reconocido en el mundo, con 100 bandas sonoras en su haber sin contar las 6 bandas sonoras para TV.

Cabe resaltar que es uno de los compositores preferidos por Steven Spielberg, ya que compuso la banda sonora de la mayoría, por no decir de todas, sus películas.

Hoy hablaremos en concreto de ATRÁPAME SI PUEDES, dirigida por Steven Spielberg en el 2002 y en la cual también participa Jonh Williams como compositor.

En este filme en particular, John Williams no utiliza los mismos sonidos de banda sinfónica que lo caracterizan, esta vez, utiliza sonidos mas llamativos de música jazz que evocan (intencionalmente) al gran Henry Mancini, también compositor de música de cine y quien creo el tema de La Pantera Rosa. Por esto, muchos críticos de cine dicen que es su mejor y más íntima composición hasta ahora.

La canción “Catch Me If You Can” le da vida y ritmo a la animación de los créditos iniciales de la película y los demás temas hacen juego con esas maravillosas canciones y artistas de los 60´s como “Girl From Ipanema” de Carlos Jobim, The Kinks y el fabuloso Paul Anka, las cuales disfrutamos viendo el filme.

Esta banda sonora y su compositor fueron nominados a los premios Oscar, BAFTA y Grammy, sin ganar ninguno de ellos.

¿UN MÓVIL CON 16 CÁMARAS?

POR: Andres Vallecilla Jaramillo

Parece que la guerra para ver quien pone mas cámaras en sus terminales apenas empieza y esta lejos de terminar. Mientras Google le sigue apostando a una sola cámara, Huawei, Samsung y muchas otras, apuestan por tener 3 y 4 cámaras (como es el caso del Samsung Galaxy A9). Nokia amenaza con crear un dispositivo de 5 cámaras para el año 2019 y LG saca todo su arsenal y adquiere una patente de un sistema de 16 cámaras. Los coreanos han adquirido la patente para crear un móvil con 16 cámaras traseras, lo que podría representar un gran acierto o podría considerarse algo innecesario.

Aunque es un concepto muy innovador, no es tan nuevo, pues la cámara Light L16 ya se había pensado esto. Una cámara con 16 sensores que cumplen, cada uno, un propósito diferente y a esto es a lo que le apuesta LG, un móvil con 16 sensores que eleven al máximo la experiencia fotográfica.

Quedamos a la espera de este dispositivo que sin duda alguna, revolucionará el mercado tecnológico y obligará a otras empresas a tratar de igualar la apuesta. Es posible que el año que llega, sea un año bastante prometedor para el campo tecnológico.

AQUAMAN, EL SUPERHÉROE SUBMARINO

AQUAMAN es una película que aspira convertirse en una de los éxitos de público de finales de 2018. Está basada en el personaje del mismo nombre creado para la DC COMICS en 1941 y consolidado como opción de entretenimiento, durante el período conocido como “la Edad de Oro” de las historietas estadounidenses, que comprende la década de 1930 hasta la de los años 50.

La película es dirigida por James Wan, quien estuvo a cargo del primer filme de la serie SAW estrenado en 2004. Wan ha clogrado convertirse en un fenómeno del cine de acción, así como de terror. Al actor que encarna al superhéroe capaz de dominar los mares y de vivir en la superficie o en las profundidades del agua es Jason Momoa, quien lleva años en mundo del cine, aunque su reciente popularidad se debe a las series de televisión GUERRA DE TONOS (2011-2012) y FRONTIER (2016).

La película se suma a la extensa lista de largometrajes que en los últimos años se han convertido en el reclamo más fuerte de la taquilla. Ello demuestra en masivo clamor por las historias que combinan lo fantástico, la ciencia ficción y la acción. En un momento histórico en el que la tecnología marca la manera de vivir, los relatos salidos de la realidad son aquello que atrae la atención los espectadores. Algo parecido sucedió en la Inglaterra del siglo XX, cuando en medio del positivismo motivado por la Revolución Industrial, el terror gótico y luego la ciencia ficción se consolidaron como géneros literarios cercanos al gusto de los lectores. Las semanas y los meses vendrán y quedará claro cuánto supo conectar esta película AQUAMAN con un público diverso y al mismo tiempo planetario.

EL MEJOR MÓVIL DEL 2018

POR: Andres Vallecilla Jaramillo

Se va un año más, un año donde las nuevas tecnologías reinaron con sorprendentes y mas faciles formas de hacer lo que hacíamos con nuestros móviles, maquinas poderosas que hace unos cuantos años ni se nos pasaban por la cabeza. Este año las compañías fabricantes de celulares se lucieron entregando dispositivos elegantes, rápidos, poderosos e innovadores, pero entre todos estos, uno resaltó.

Se puede decir que el Huawei Mate 20 Pro, roza la perfección. Un acabado elegante, una pantalla prácticamente sin bordes que aloja el lector de huellas dactilares, un procesador bestial y un sistema de cámaras que da envidia.

 

Revestimiento de vidrio que permite la carga inalámbrica, una pantalla de 6,39 pulgadas con una resolución de 3120 x 1440 pixeles, un panel OLED realmente nítido, brillante y colorido.

El nuevo Mate cuenta con triple cámara Leica, una de 8 megapixeles con abertura F/2.4, otra de 20 megapixeles de F/2.2 y por ultimo, una cámara de 40 megapixeles con F/1.8, con las que podremos tomar fotografías con gran angular y en las peores condiciones lumínicas.

El procesador Kirin 980 es uno de los más poderosos del momento, es el responsable de la inteligencia artificial de las cámaras de este terminal, el cual es capaz de reconocer cualquier escenario u objeto que se le ponga en frente, al tiempo que elige los ajustes adecuados para tomar fotografías. Es también el encargado del reconocimiento facial 3D que distingue 30.000 puntos en la cara del usuario, incluso en la oscuridad. Las 6 GB de RAM, junto al procesador Kirin 980, hacen que este sea uno de los móviles mas rápidos y de mayor rendimiento. Ya sea en multitarea, jugando o viendo vídeos en 4K: el Mate 20 Pro lo hace todo sin chistar.

Del rendimiento de batería ni hablar, gestiona muy bien sus 4200 mAh y con un uso normal, no tendrás que cargarlo por 2 días y si tuvieras que hacerlo, te tomaría menos de una hora llegar al 100%, gracias al nuevo dispositivo de carga rápida de 40 Vatios.

Sin duda el Mate 20 Pro deja la vara muy alta, pero conociendo el ámbito de la tecnología, es seguro que pronto sea desbancado. Por ahora, habrá que disfrutar de este espectacular dispositivo que nos entrega esta compañía china.

 

TELEPACÍFICO, TELEVISIÓN PARA CONSTRUIR UN SUEÑO

Por Miguel Ernesto Yusty

En el año 2013, Telepacífico cumplió 25 años de existencia. Durante ese período, pasó por tiempos gloriosos como en el 2003 cuando llegó a ser el más visto de los canales públicos regionales, pero igual tuvo épocas de limitación económica debido a la entrada en funcionamiento de la televisión privada nacional y en abierto en 2002, e incluso, por equívocas gerencias que terminaron sumiéndola en la crisis de 2012. A ello debe sumarse la turbulenta presencia del narcotráfico durante los años 80 y 90, el fortalecimiento del paramilitarismo al llegar el nuevo siglo y la pugna entre el Estado y la insurgencia de izquierda durante más de 50 años, que afectaron la forma como el País y la Región hacen política y en consecuencia la forma como se ejerce el poder desde el Gobierno a través de sus instituciones.

Un estado democrático como el colombiano funciona según lo escrito en su Constitución. En ella se dictan las normas que garantizan el ejercicio de los derechos ciudadanos, así como sus deberes, todo inspirado en ideales de equidad, inclusión y tolerancia. Pero en un país donde la memoria sobre los procesos sociales, políticos y culturales es efímera, tales preceptos lucen desarticulados en la medida que el ciudadano no visualiza el modelo de sociedad que ellos propician, y los percibe lejanos a su propia realidad. Es decir que el esfuerzo que supone el ejercicio y defensa del mandato constitucional, carece de justificación, es letra muerta, un conjunto de palabras vacías que no representa ninguna posibilidad.

Sin memoria, incluso sin fabulación, no existe punto de retorno. Por eso, en la mente de un colombiano no hay un Cámelot mítico para recordarle que alguna vez todo marchó bien o una Roma clásica, en la cual la cultura y el control militar sobre la barbarie se impusieran al caos. En la Colombia real, cuando un político es nombrado o elegido para administrar los recursos públicos, lee las obligaciones escritas en el manual de funciones redactadas para su cargo, pero no tiene en su cabeza la imagen del objetivo que debe perseguir y alcanzar.

Poco ayuda la sacralizada expresión de ser un perpetuo “pueblo joven”, en un “continente joven”, con todo por descubrir e inventar. Nada más nocivo, porque para ello se vive en constante conflicto con el pasado, sin tener nunca una historia sobre la cual edificar. De esta manera, cada nuevo proceso electoral, condena a la sociedad a un olvido por decreto, porque el mandatario elegido y sus funcionarios de turno se esfuerzan por marcar un antes y un después, como una escisión en la línea del tiempo, en un intento por borrar todo lo actuado y perpetuarse en la memoria de los electores. Sin embargo, esa actitud, suma al funcionario a una interminable lista de ensayos similares, en los que el primer objetivo fue olvidar el camino recorrido, para luego refundar un nuevo modelo. Así, cuando algún funcionario confundido, quiere encontrar la vía correcta, debe empezar de cero y volver a inventarlo todo de nuevo. La opción adecuada sería investigar para recuperar las experiencias exitosas, pero no todos los funcionarios cuentan con tal vocación. En consecuencia la condena es casi dantesca, porque la administración pública repite hasta la saciedad sus mismos errores.

La raíz del funcionamiento deficiente de lo público radica en “la promesa”. La construcción de una sociedad debe estar sustentada en algún tipo de sueño común. En la antigüedad el sueño iniciaba con la fundación de una aldea, que con el correr de siglos llegaba a ser una ciudad. Si su fortaleza militar y cultural lograba soportar al embate de otras propuestas, su idea del mundo perduraría hasta nuestros días. En la actualidad los países, las ciudades y los pueblos no tienen tiempo para que el devenir histórico les ayude de manera aleatoria a encontrar el rumbo. Aunque la historia sea caprichosa, en contextos como el colombiano, inmersos en confrontaciones bélicas desde siempre, corrupción o delincuencia organizada, es importante y urgente explicar a la mayor brevedad la importancia del lenguaje de la convivencia y de la paz. Para hacerlo son requeridos los medios masivos de comunicación, en especial los medios públicos. Pero si quienes los dirigen y gerencian no entienden su compromiso histórico y social, las opciones para la sociedad y sus públicos se hacen limitadas. Tampoco será positivo el resultado si a pesar de entender su deber, ignoran la naturaleza del oficio creativo gracias al cual intentan comunicarse con los ciudadanos, es decir que si no entienden de televisión, la situación es inquietante.

Cuando se trata de televisión, la responsabilidad es mayor, por la fuerza inherente a la combinación de las imágenes con los sonidos. La sensación de verismo que encarna lo audiovisual, hace de la televisión el medio por excelencia para hacer entender a los televidentes los beneficios establecidos en la Constitución. El Estado es la promesa de un mundo mejor y lo público, es la materialización de esa promesa. Cuando lo público funciona, existe justicia y equidad en la repartición de los beneficios. A los medios de comunicación, entre ellos la Televisión, les corresponde explicar estos conceptos, haciéndolos perceptibles con la razón y también con la emoción, de otra forma, países como Colombia se verán constreñidos a seguir a ciegas cometiendo una y otra vez los mismos errores. Ello supone dotar a la televisión pública de los profesionales adecuados. Sin guionistas, fotógrafos, diseñadores de sonido, directores de arte o músicos, nunca se hará una televisión que cautive y entretenga. Por eso se requiere en los cargos directivos, personal entendido en el oficio audiovisual, con libertad para contratar motivados por los méritos del trabajador y no por sus afinidades políticas.

Para que la Televisión Pública Regional cumpla con su razón de ser, como un instrumento que construye, explica, expresa y transmite la imagen de un mundo soñado, se debe explicar que ella debe trascender el deseo de ser un reflejo de la sociedad, porque así se mantiene los televidentes permanece anclados al presente. La Televisión debe ser capaz de hacer soñar a sus espectadores, de otra forma el apabullante peso de la realidad, los dejará sin fuerzas para vencer la adversidad y generar una nueva sociedad. Si, la Televisión Pública Regional debe informar, educar y también entretener pero sobretodo, debe ser capaz de comunicar la promesa que encarna el Estado, para que la teleaudiencia pueda soñar con un mundo mejor y pueda encontrar en las herramientas del Estado, la vía para construirlo.

En un estado centralista, opciones como Telepacífico se convierten en una esperanza para la construcción de sociedad desde lo regional. La fortaleza sobre la que sustenta su esencia es la diversidad cultural de la vasta región a la que pertenece. Al igual que el resto del país, debe dedicar sus esfuerzos a permitir a sus telespectadores vivenciar, gracias a lo visual y lo sonoro, la propuesta de sociedad que el Estado encarna. A la par que se visibiliza el presente de la periferia alejada de la Capital, debe producir contenidos orientados a suscitar la visión de una sociedad que no existe aún, pero que es viable en la medida en la se trabaje para construirla. La Televisión Pública Regional se convierte entonces en el medio que permite visionar la sociedad soñada, siendo la herramienta que permite hacerla realidad.

GOJIAM: HOSPITAL MALDITO


Esta es una película de terror gótico, narrada con el estilo de “metraje encontrado”. Esto quiere decir que las imágenes que se muestran, provienen de cámaras manejadas por los personajes que participan en la historia. En lo referente al término gótico, éste se usa para designar narraciones que ocurren en castillos de arquitectura gótica o mejor, en casas abandonadas y también en construcciones deshabitadas. HOSPITAL MALDITO es dirigida por Jeong Beom-Sik, un coreano que tiene a su haber la película de 2007 EPITAPH, otra de terror con imágenes de gran calidad fotográfica.

GOJIAM: HOSPITAL MALDITO es interesante porque al ser la cámara llevada por los personajes, la implicación del espectador con el relato es casi vivencial. Narrar con el uso de “metraje encontrado” se ha hecho frecuente en el género de terror, así lo demuestran dos hitos cinematográficos como EL PROYECTO DE LA BRUJA DE BLAIR de 1999 y ACTIVIDAD PARANORMAL de 2007. Esta tendencia narrativa tiene que ver con el desarrollo de la tecnología portátil. Dicho de manera concreta, el que las cámaras hayan reducido su tamaño, les permite participar de la acción cinematográfica de forma más próxima: la cámara registra, al mismo tiempo que participa de la acción. Por esta razón GOJIAM: HOSPITAL MALDITO es cine en el que el público siente que está adentro de la película y que es uno más de los personajes. El espectador no va a ver un filme, va a vivir en la película.

 

AMOR DE VINILO

Por Miguel Ernesto Yusty

AMOR DE VINILO es una de las mejores comedias de finales de 2018. Se trata de una historia de amor que no debió suceder, que demuestra que la creatividad de los guionistas es capaz de encontrar verosimilitud en lugares inusitados. La escribe un grupo de dramaturgos con todo tipo de éxitos a cuestas, que toma como punto de partida la obra literaria del escritor y productor Nick Hornby, quien también escribiera en 2015 el guion del filme BROOKLYN.

AMOR DE VINILO destaca por el trabajo de sus actores y en especial por el del ya experimentado Ethan Hawke, que interpreta con fluidez el rol de galán cautivador y decadente. La historia transita cómodamente por la estructura de una comedia romántica, siendo relevante la inteligencia con la que están interpretados los diálogos. AMOR DE VINILO recuerda a clásicos como EMPIRE RECORS (1995) o ALTA FIDELIDAD (2000), en los que el gusto por la música y el amor se conjugan. Así que si no sabe cómo conseguir el corazón del ser amado, esta película le dará algunas claves para lograrlo.